Home Sermons Solo nos limita nuestra perseverancia y lo que podamos creer

Solo nos limita nuestra perseverancia y lo que podamos creer

28 Mar

Solo nos limita nuestra perseverancia y lo que podamos creer

#

«Así que les digo, sigan pidiendo y recibirán lo que piden; sigan buscando y encontrarán; sigan llamando, y la puerta se les abrirá. Pues todo el que pide, recibe; todo el que busca, encuentra; y a todo el que llama, se le abrirá la puerta.»
(Lucas 11:9-10 NTV)

La biblia cuenta de un hombre llamado Bartimeo que era ciego y estaba «junto al camino» de Jericó. Éste oyendo que Jesús estaba cerca y empezó a gritar: “¡Jesús, Hijo de David, ¡ten compasión de mí!”.

“¡Cállate!”, le gritaban muchos, pero su grito era aún más fuerte: “¡Hijo de David, ten compasión de mí!”.

Jesús lo oyó, se detuvo y dijo: “Díganle que se acerque”. Lo llamaron y le dijeron: “Anímate, ¡Vamos, que El te llama!”.

Bartimeo tiró sus cosas a un lado, se levantó de un salto y se acercó a Jesús.

-¿Qué quieres que haga por ti? -preguntó Jesús. Mi Señor -dijo el-, ¡quiero ver!

Jesús le dijo: -Puedes irte, pues tu fe te ha sanado. Al instante el hombre pudo ver y siguió a Jesús «por el camino».

Dos cosas que podemos aprender con esta historia:

Persistir hasta obtener lo que anhelamos. Bartimeo gritó… a pesar del abucheo y de hacerlo callar, el no desistió, al contrario, empezó a gritar más fuerte. Finalmente, Jesús lo oyó.

Otro aspecto que debemos considerar, es que muchos de nosotros no somos específicos en nuestras peticiones o somos indecisos. Bartimeo le dijo a Jesús que quería ver.

Debemos tener claros nuestros objetivos y metas en la vida y lo que realmente queremos tener y alcanzar con el favor de Dios y de acuerdo a su voluntad.

Tengamos siempre presente que solo nos limita nuestra perseverancia y lo que podamos creer (nuestra fe).