Home Para la Iglesia Cuidado con los extremos espirituales

Cuidado con los extremos espirituales

¡Qué difícil resulta mantener el equilibrio en las cosas! Esto es especialmente difícil en lo tocante a los asuntos espirituales. Históricamente, la mayoría de los Movimientos espirituales se ha podido observar algunos extremos que han gatillado el desequilibrio. Por un lado, aparece el sobre énfasis y por otro el descuido y la negligencia.

La historia bíblica nos presenta un cuadro de extremos destructivos y del modelo de equilibrio que tiene proyección en el tiempo. Sansón, el sacerdote Elí, junto a sus hijos y Samuel son personajes contemporáneos que ilustran estos aspectos. La presencia de ellos, durante una misma época, produjo resultados diferentes. Y nos preguntamos ¿Por qué fue así? La respuesta, en parte, la encontramos en las actitudes y posturas que adoptaron, frente a la realidad espiritual. En este artículo examinaremos las distintas actitudes.

  1. Sansón, ilustra el resultado de manifestar solo unción, sin nada de conocimiento. El nacimiento de Sansón fue el resultado de un milagro divino. Sus padres fueron personas piadosas. Su destino era llegar a ser un nazareo (consagrado) para Dios durante toda su vida. Durante su juventud, el Espíritu de Jehová comenzó a manifestarse en él. Fue capaz de realizar grandes proezas a favor de su pueblo. Llegó a ser un destacado juez en Israel, y el gran paladín en contra de sus opresores: los filisteos.Uno de los problemas de Sansón fue que siempre actuaba solo, y no pedía consejo a nadie. Todas sus actuaciones fueron impulsadas por motivos personales. En una oportunidad mató a treinta filisteos para cancelar una apuesta con relación a un enigma que propuso a sus enemigos. En otra oportunidad, soltó en los sembrados filisteos trescientas zorras con teas encendidas en sus colas y quemó la cosecha. Entonces los filisteos quemaron a la mujer de Sansón y en venganza personal, Sansón los hirió con «gran mortandad» (Jue.15:1-8).Se observa que en dos oportunidades Sansón invoca al Señor. En ambas ocasiones los motivos fueron personales. En la primera, después de matar a 1000 filisteos, sintió mucha sed, y no quería morir de sed (Jue.15:18-19). En la segunda, después de ser dominado, humillado y cegado por los filisteos, clamó al Señor diciendo: «Señor Jehová, acuérdate ahora de mi, y fortaléceme, te ruego, solamente este vez, oh Dios, para que de una vez tome venganza de los filisteos por mis dos ojos (Jue.16:23-31). La conclusión a la que llegamos es que siendo un hombre tan poderoso en el Señor, su falta de conocimiento de la santidad, y de los mandamientos de la ley del Señor, le llevaron a servir por motivos egoístas y su obra no trascendió en el tiempo.
  2. Elí y sus hijos Ofni y Finees ilustran el resultado que produce el conocimiento solo sin nada de unción. Los sacerdotes eran el extremo opuesto. Solo conocimiento técnico, sin unción ni devoción espiritual ¿Cuál fue el resultado? El conocimiento sin la unción espiritual produjo muerte. Elí, como padre y heredero del sacerdocio descuidó la parte espiritual del verdadero culto a Jehová. Todo se concentró en los tecnicismos del culto, sin que esto produjera vida espiritual en sus hijos ni entre los israelitas. La Biblia describe a los hijos de Elí: Ofni y Finees como: « hombres impíos, y que no tenían conocimiento (espiritual) de Jehová» (1Sam.2:12). El resultado final de este modelo fue la pérdida del Arca del Pacto, el mueble más sagrado para Israel, la muerte de Elí y sus hijos en el mismo día y la entrada en un denso período de oscuridad espiritual, muy penosa. El conocimiento solo, sin la unción produce muerte espiritual.
  3. Samuel, ilustra el resultado que produce la unción y el conocimiento. Samuel representa el equilibrio en los asuntos espirituales que tiene proyección en el tiempo. Samuel fue el líder que Dios levantó durante el crítico período de la transición de los jueces a la monarquía. Es el primer gran reformador religioso después de Moisés. Se le llamó el último de los jueces, quien se preocupaba, a diferencia de los otros jueces, de la vida espiritual de la nación.Siendo sacerdote, Dios le levantó como un profeta de la Palabra de Dios. A través de él, Dios se volvió a manifestar en Israel. La palabra de la ley era enseñada con valor y fuerza profética. La Biblia dice de él que «Jehová… no dejó caer a tierra ninguna de sus palabras. Y todo Israel, desde Dan hasta Beerseba, conoció que Samuel era fiel profeta de Jehová» (1Sam.3:19-20).Samuel encabezó un avivamiento espiritual en Israel que duró hasta la muerte de Salomón, con la entrada de la idolatría. En este período Israel alcanzó el máximo esplendor en toda su historia nacional.Samuel fue el instrumento a quien Dios usó para ungir a los dos primeros reyes de Israel. Asimismo, proyectó esta visión de la unción y conocimiento de la ley de Moisés, por medio de la fundación de las Escuelas de Profetas. Estas escuelas de profetas ejercieron mucha influencia religiosa y educativa el período de la monarquía.El respeto que ejerció su vida sobre el pueblo por Samuel se puso de manifiesto cuando todo Israel lamentó su muerte, y aún después de muerto le buscan (1Sam.28).

La unción sola sin conocimiento, no trasciende en el tiempo. El conocimiento solo sin la unción, produce muerte. Pero ambas cosas juntas, son la dinamita que Dios usa para bendecir naciones durante mucho tiempo. Cuidado con los extremos espirituales; busquemos el verdadero equilibrio de las cosas.

Author: admincla

Deja un Comentario